Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Hace unas semanas, en búsqueda de referencias sobre los distintos enfoques que permean a los estudios culturales, encontré una idea esbozada que, en paráfrasis, se podía resumir de la siguiente manera: aquella persona que mire en la disciplina de la historia algo más que acontecimientos y hechos pertenecientes al pasado, dota a su perspectiva de una suerte de escepticismo.

No es precisamente el fin de esta conservación, detonar la conciencia histórica per se, sino demostrar que, independiente de la idiosincrasia que se practicara en algún momento, en cierto territorio, la replicación y ejercicio del poder siempre ha estado ahí: es lo único constante, hasta cierto punto, el rasgo que distingue a la humanidad; es su capacidad para someter y estratificar a su misma especie por distintos medios.

Pero ¿realmente estamos condenados a entender la historia desde los ojos de las cúpulas que dictaron su voluntad sobre la de otros?

Museo Invisible Fundidora, es un proyecto de investigación y producción artística a cargo de los ex-trabajadores de la Fundidora de Fierro y Acero de Monterrey en colaboración con los artistas Ana Fernanda Cadena y Federico Martínez Montoya[1]. En la condición documental y narrativa que yace en los testimonios capturados en audio, los cuales pueden ser apreciados, desde cierta distancia temporal, colocándonos en un presente en el que pareciera ya no haber nada nuevo ni de qué asombrarse.

Sin embargo, la dirección con la que navega este planteamiento de museo, se abre paso entre tales circunstancias para colocarse frente a nosotros, desde un punto en que los archivos y los documentos no suelen mostrar: la visión de aquellos que forman parte de la historia, cuyo papel suele verse aminorado por los Grandes nombres.

El proyecto nace de una petición lanzada en el 2006 por un grupo de ex- trabajadores de la Fundidora de Fierro y Acero de Monterrey, con el propósito de realizar un museo de tres hectáreas, gestionado por y para ellos mismos, dentro del Parque Fundidora. La petición fue ignorada, pero el incidente sirvió como detonante a una serie de preguntas sobre la conservación de la memoria, como se narra en la descripción del proyecto[2]. ¿Quién puede hablar de nuestra historia? ¿Desde dónde?

Nota completa / PDF

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.